A principios de año lo contamos. El inclasificable grupo de Baltimore Animal Collective, anunciaron ser los responsables de la banda sonora de “Crestone”, ópera prima escrita, producida y dirigida por Marnie Ellen Hertzler. Hertzler, vinculada también a Baltimore, es una video artista y realizadora que profundiza en su obra en la utilización de las nuevas tecnologías como formas de (in)comunicación. “Crestone” transcurre durante ocho días en el desierto de CrestoneColorado, y filma las vivencias de un grupo de raperos aislados de la sociedad que componen música que luego suben a las plataformas digitales mientras consumen marihuana. A raíz de una visita que tiene la intención de realizar una película en ese entorno, las fronteras entre realidad y alucinación comenzarán a mezclarse para los protagonistas de “Crestone”.

“Crestone”: la banda sonora del colectivo animal

Huelga decir que los 16 cortes que contiene la banda sonora del largo de Marnie Ellen Hertzler, problablemente cobren dimensión y relevancia asociados a sus imágenes. Escuchado en solitario, como un nuevo trabajo de Animal Collective sabe a poco si se compara con algunas de sus mejores publicaciones como “Feels”, “Strawberry Jam” o “Merriweather Post Pavilion”. Las pistas de carácter ambiental como “Dome Yard” o el efecto de delay en las cuerdas del pasaje nocturno de “Eye in the sky”, se combinan con bonitos instrumentales como “Sand that movies” , “Smoke & Broken Mirror” o la extraña y pesadillesca “Zapata Falls”. Al final, antes del cierre, en la deliciosa miniatura de “Oh California” nos reencontramos con la promesa de un arranque que rememora brevemente los mejores instantes de la banda. Ese tema podría haberse incluido como transición instrumental en el soberbio, y ya lejano, “Feels” publicado en 2005.

Una banda sonora que abre el apetito para MÁS de A. Collective

La formación de Avey Tare y Panda Bear, que ha cumplido ya dos décadas de actividad, últimamente ha estado más entregada a los trabajos en solitario y a las colaboraciones de algunos de sus miembros, por lo que la banda sonora compuesta por el grupo para “Crestone”, ojalá signifique nuevos proyectos discográficos en estudio a corto a plazo. Hay muchas ganas de sus locuras.

A través del caleidoscopio de Baltimore