• Dom. Jul 3rd, 2022

El cuarteto femenino Los Bitchos (más una misteriosa presencia masculina como guitarra de acompañamiento) presentaron el pasado 13 de abril en la sala Moby Dick de Madrid su “Let the festivities begin!” para el sello City Slang Records, publicado en febrero. Por resumir la breve historia de Los Bitchos: las mujeres del grupo se conocieron en “fiestas nocturnas” de Londres y formaron una banda. Los primeros temas que publicaron en redes llegaron a los tímpanos de Alex Kapranos de Franz Ferdinand, que decidió involucrarse en la frescura del debut discográfico bitcho, un proyecto con encanto en el que conviven diferentes estilos como el surf sincopado, la cumbia y el rock mestizo instrumental. A partir de ahí, la uruguaya, australiana, sueca e inglesa iniciaron una gira mundial que ha pasado por EEUU y por regiones de Europa como Alemania, Francia, Austria, Bélgica, Suecia y España, país al que volverán en junio, dado que forman parte del cartel del Festival Primavera Sound tras su parón pandémico.

En su presentación en Madrid, Los Bitchos ofrecieron una simpática y atractiva presencia escénica en la que se echa en falta un poco más de música y de sorpresa. Temas como “The Link Is About To Die”, “Pista (Fresh Start)” o el ramalazo funky y tribal de “Las Panteras”, suenan interesantes y molones escuchados en su debut de estudio, pero en directo parte de ese encanto se diluye en un piloto automático de bucles y repeticiones de patrones que en la Moby Dick se saldó con un sonido irregular. En esa buena intención, Serra Petale actuó de impulso del grupo entregándose a la guitarra y a otros momentos de percusión, de ahí la presencia masculina, casi oculta en un lateral sobre el escenario, de la segunda guitarra, mientras Serra ejercía de Xavier Cugat a los bongos y tañidos varios. Mucha simpatía, muchas risas y mucho ¡tequila!, pero no ofrecieron ni un solo bis de los solicitados por parte del público.

La bajista Josefine Jonsson durante el directo de Los Bitchos en Madrid 

A continuación la crónica exprés de ese mismo concierto de Miguel Araiz, músico de Dieaway y presentador del programa musical Café con ToFtadas:


“Quizás sean los años, la edad o la experiencia, pero no lo entiendo. Y es que prefiero decir que no lo entiendo a que no me gusta, pues todos los estilos y géneros musicales tienen su sitio en mi mente, todos aquellos en los que prima la originalidad y las texturas y, cómo no, la innovación y la creatividad. Pero nada de ello vi en el concierto de Los Bitchos en la Moby Dick del pasado 13 de abril. Daba igual que los temas fuesen instrumentales, hiper repetitivos y con una guitarra tan cargada de chorus que se hacía insoportable y que en gran parte del directo se mantuvo desafinada sin que nada ni nadie reparara la situación y arreglara el sonido. Lo único que no falló en el concierto fue que el motor de los temas, la batería de la inglesa Nick Crawshaw, estaba bien engrasada. Con un sonido casi “dance” fue lo más destacable de un espectáculo en el que sus asistentes tal vez no estén de acuerdo conmigo porque parecían entusiasmados, aunque parte del público se quejó en la puerta de la Moby tras terminar el bolo de que el grupo no ofreciera ningún bis, cosa que tampoco entendí dada la breve duración del concierto, y que los veinte euros que costaba la entrada les parecieron algo caros en vista de lo ofrecido”.

Texto José Martín S / Miguel Araiz
Fotos: Miguel Araiz