• Dom. Jul 3rd, 2022

He aquí uno de los mejores compositores/cantantes blancos de soul del mundo. Nacido en Ann Arbor, a 40 minutos de Detroit, la ciudad emblemática de la Motown, Scott Morgan ha llevado el duende del soul desde que era un muchacho. Desde mediados de los años 60, ha ido saltando de bandas de garage, de soul, de blues, de rock’n’roll y de high energy con la misma facilidad con la que un día estaba en Detroit natal, otro en Nueva York, para después dar el salto a Estocolmo a Amsterdam, o montando una gira por Francia o Italia al frente de alguno de sus proyectos.

Corto de estatura y coronado siempre por una boina o una gorrilla de visera, Morgan nunca ha conocido fronteras estilísticas ni geográficas, pero, pese a derrochar talento y firmar más de medio centenar de piezas que son adrenalina pura, tal vez por culpa de su errática carrera, jamás ha alcanzado la fama, el éxito (y mucho menos la fortuna) que sí han disfrutado muchos otros artistas más mediocres. Pero ¿qué sería del rock’n’roll sin este tipo de personajes mimados por las musas, pero maldecidos por la diosa fortuna?

Selección de lo mejor grabado por el soulman de Ann Arbour: Scott Morgan

Si eres un pinchadiscos o simplemente estás poniendo música en una fiesta y se te ocurre colocar bajo la aguja el “16 With A Bullet” que Morgan grabó a finales de los noventa con los suecos Hellacopters, como banda de acompañamiento, lo mejor que puedes hacer después es apagar las luces y despedir al personal, porque cualquier otra cosa que coloques en el plato detrás de este misil de destrucción masiva, sea lo que sea, va a sonar como la sintonía de una serie de Disney Channel. Avisado quedas, querido lector.

La mezcla de soul, punk y garage alcanza su punto justo de cocción en las canciones y grabaciones de Scott Morgan. Aunque ha compartido escenario y estudio con muchos músicos, tal vez las bandas que mejor supieron entenderle y estar a la altura de su explosivo frenesí fueron los holandeses Hydromatics y los escandinavos Hellacopters, pero claro, en ambos casos, no dejaban de ser músicos de prestado, no digamos ya cuando lo arropaban esporádicamente leyendas como Wayne Kramer (MC5), Ron Asheton (Stooges) o Deniz Tek (Radio Birdman, Visitors, etc.) Así que Morgan se ha visto obligado a pasear su poderío por medio mundo y convertirse en un culo de mal asiento.

Discos de Hellacopters, Sonic´s Rendezvous Band y The Solution

Pero vamos a ordenar un poco la historia, y lo vamos a hacer intentando hacer un repaso cronológico por su sinuosa trayectoria de grupos y proyectos, y dejando alguna pista de cómo se pueden encontrar las mejores piezas de nuestro protagonista (tarea harto difícil).

THE RATIONALS

La primera banda de Morgan. Formados a mediados de los 60 en Ann Arbor, pequeña ciudad universitaria de Michigan, se los tiene por un grupo de garage, pero su impronta soul (Denominación de Origen Detroit) es innegable. Llegaron a grabar un disco bajo el resultón título de ‘Think Rational’. En su breve repertorio ya se pueden palpar las cualidades de Scott como poderoso y enérgico solista, por ejemplo, en canciones como ‘Poor Dog’, ‘Turn On (Danby’s)’, ‘Guitar Army’ o en sus increíbles versiones de ‘Barefootin’’ (de Robert Parker), Respect (de Ottis Redding), Leaving Here (de Eddie Holland) o Gloria (Van Morrison and the Them).


THE GUARDIAN ANGEL

El anterior grupo, cuya fama se limita a un área local, se disuelve discretamente y nuestro hombre sigue su camino. En los 70 forma un nuevo grupo, nada desdeñable, llamado Guardian Angel, con el que graba un directo, de sonido impecable, que aparecerá publicado con el nombre ‘Into Lightin’’. Junto a unos músicos más souleros y técnicamente mejor preparados, puede dar rienda suelta a algunas de sus composiciones que se llevará bajo el brazo para incorporarlas al repertorio de futuras bandas. Es el caso de los extraordinarios ‘Take A Look’ (luego renombrado como ‘Slowdown (Take A Look)’) y ‘Soulmover’, que volverá a interpretar en su carrera en solitario y, que en el año 2004, grabará con The Solution, su formación sueca. Ocurrirá lo mismo con su arrolladora versión del clásico de Staples Singers ‘Heavy makes you happy (Sha-Na-Boom-Boom). También con el ‘Ángel de la Guarda’ a su espalda, puede acometer una lectura mucho más frenética de ‘Barefootin’’.

El malagueño Pedro Lara con Scott Morgan en el CBGB neoyorquino

SCOTT MORGAN

A continuación, Morgan enfila un primer periodo en solitario, en el que se hincha a dar conciertos en tugurios de todo el Estado de Michigan. Existen tomas de este período donde se despacha versiones más blueseras de ‘Soulmover’, ‘Take A Look’, etc.

SONIC’S RENDEZVOUS BAND

Los dos primeros años (1974-1976), la Sonic’s Rendezvous Band funciona como un proyecto paralelo del guitarrista de MC5, Fred ‘Sonic’ Smith (a la sazón, marido de Patty Smith, pero musicalmente muy alejado de ésta), que bascula sobre la alianza del citado guitarrista y Scott Morgan a la voz y la guitarra rítmica. Sin embargo, a partir de 1976, los planetas se alinean para que nazca una de las mejores superbandas del rock’n’roll de todos los tiempos: Sonic’s Rendezvous Band tiene durante unos cuatro años entre sus filas nada menos que a los citados Fred Smith, Scott Morgan, Scott Asheton, a la batería, y Gary Rasmussen, al bajo. ¡Alianza de MC5, Stooges y Rationals en una conspiración para salvar el rock’n’roll desde Detroit (Casi nada al aparato, oiga)!

No obstante, con una formación tan letal, el dream team acaba conformándose con dar un sinfín de bolos en su Michigan natal y entrar una vez en el estudio, eso sí, para grabar tres de los temas más influyentes de la Historia del Rock: ‘City Slang’, ‘Electrophonic Tonic’ y ‘Sweet Nothing’. Entre sus hitos están el haber abierto para los Ramones en Ann Arbor el 28 de Marzo de 1977 (se pueden conseguir por separado grabaciones piratas de ese concierto, por un lado el que dio la Rendezvous; por otro, el bolo de los Ramones).

Hablando de ‘bootlegs’, existe un filón inagotable de grabaciones de conciertos de Sonic’s Rendezvous circulando por ahí y no pocos enfrentamientos entre managers, compañías y herederos por repartirse un buen trozo del pastel. Pero, como eso es materia para otro artículo, nos limitaremos a señalar que, en 2010, el sello Easy Action editó una caja que contiene la barbaridad de 66 temas repartidos en 6 discos, que se componen en su mayoría por fragmentos de conciertos y maquetas del período 74-78. Para aquellos que sólo quieren poseer una buena muestra de lo que era SRB sobre un escenario, aconsejo que se compren el directo, editado en 2007 por Alive Records, que recoge con potente y buen sonido sus siete temas más emblemáticos, grabados en el Masonic Auditorium, de Detroit, el 14 de enero de 1978.

¿Qué sucedió para que la tan prometedora Sonic’s Rendezvous Band se desinflara como un soufflé? Nadie los sabe a ciencia cierta, aunque hay teorías plausibles, como que el apogeo del punk rock británico se los comió y les hizo parecer una banda desfasada para los tiempos que corrían, o la hipótesis no menos fundamentada de la lucha de egos entre Fred ‘Sonic’ y Scott Morgan. Esta última teoría se puede apoyar en dos hechos: el nombre de la banda reflejaba claramente que se trataba del grupo de Sonic y no del de Morgan, el segundo hecho es mucho más estrafalario: con su propio sello llamado ‘Orchide’, todos los miembros pensaron que su primer single, que sería su tarjeta de presentación, llevaría ‘City Slang’ (compuesto por ‘Sonic’ Smith) en la cara A, y, en la B, ‘Electrophonic Tonic’ (cuyo autor es Scott Morgan). La sorpresa fue mayúscula cuando, en el último momento, se prensó ‘City Slang’ en versión estéreo en la cara A y otra vez ‘City Slang’ en versión mono en la B. Hay que decir que ambas pistas son prácticamente idénticas. ¿Un capricho de Fred ‘Sonic’ Smith, que además era coproductor del artefacto? Lo más probable.

 “Space Age Blues”, los Sonic’s Rendezvous Band en vivo y en directo

POWERTRANE

Si la Sonic’s Rendezvous era el supergrupo por antonomasia, Powertrane no le iba a la zaga: en su primera aparición, en algún momento de los 80, a Morgan se le ve acompañado nada menos que por el ex MC5 Wayne Kramer y por el miembro de Radio Birdman, Deniz Tek (que, aunque creó sus grupos más importantes en Sidney -Australia-, no olvidemos que era originario de Detroit). En una segunda mutación, que se manifiesta varios años después, el combo también es de ensueño: Scott Morgan junto al ya citado Deniz Tek y el miembro de The Stooges Ron Asheton completando la formación. En la primera manifestación, Powertrane se limitan a dar una serie de conciertos con repertorio mitad SRB mitad Radio Birdman. Existe un artefacto editado que refleja el fervor de dicha reunión de talentos. En su segunda manifestación (y estamos hablando de 2007), Powertrane se atreven a grabar un álbum de estudio con material nuevo. Se nota la mano compositora de Tek en el tema ‘Beyond the Sound’, que da título al álbum.


SCOTT PIRATES Y DODGE MAIN

Pasaremos de puntillas por la discografía de Scott Morgan en solitario durante los 80. Solo reseñaremos que, en 1988 la Scott Morgan Band, que había estado dando algunos conciertos sin salir de Michigan, editó el album ‘Rock Action’, en el que Morgan se acompaña del bajista de Sonic’s Rendezvous, Gary Rasmussen, y el batería de los Stooges Scott Asheton. Otra formación de campanillas que llegó a hacer una gira por los Estados Unidos bajo el nombre de Scotts Pirates, surgido a partir de la canción de Morgan ‘Pirate Music’. De esta formación, que duró hasta 1996, es destacable el tema ‘Stick To Your Guns’. En 1996, Scott vuelve a reunirse a Wayne Kramer (MC5) y Deniz Tek (Radio Birdman), esta vez con el nombre de Dodge Main. Editan un disco homónimo en el que llaman la atención las versiones hiperaceleradas del ‘City Slang’ y el ‘I’ve Got A Right’ -de Iggy and The Stooges- y una curiosísima versión ska del ‘1.94’ de los Birdman. Dodge Main hacen una gira por el medioeste americano. No dudo de que sus conciertos serían la bomba, pero la existencia de esta ‘digievolución’ no se sale de los anecdótico.

Los ‘helicópteros del infierno’ y su amistad y trabajo con Scott

HYDROMATICS

La historia de este grupo tiene su miga y abre la muy fructífera vinculación de Morgan con Suecia y Holanda. Todo empezó cuando los suecos Hellacopters realizaban una gira por EEUU en 1998. Hay que decir que los ‘helicópteros del infierno’ encabezan, ya por aquel entonces, un puñado de bandas escandinavas provenientes del heavy metal que abrazan, como su nueva religión, al high energy de Detroit, que representan grupos como MC5, Stooges y la Sonic’s Rendezvous Band. Así que, cuando el hellacopter jefe, Nicke Andersson (in arte Nick Royale), sí el de la melena rubia y la gorra de oficial, contacta en Detroit con Scott Morgan, no lo deja escapar.
Para empezar, se les ocurre añadir a cada show un último set de canciones de los tres grupos mencionados cantadas por Scott. Pero no queda ahí la cosa. Royale mete a Morgan en un avión y se lo lleva a Europa, donde tiene planes para él.

Primero, Royale y Morgan dan rienda suelta a su lado más salvaje montando una banda llamada The Hydromatics. Viajan hasta Amsterdam para formarla junto a Tony Slug y Theo Brouwer miembros de un grupo punk holandés llamado Nitwitz. Su primer larga duración se llama ‘Parts Unknown’ y es publicado por el sello sueco White Jazz en 1999. Se suceden varios álbumes más que se caracterizan por sus portadas con ilustraciones de pin-ups de los cincuenta y el alto octanaje de sus surcos, que desprenden llamaradas cuando la aguja pasa por encima. En 2007, abandonan las portadas de chicas sexys de los 50, para plasmar lo que parece un vórtice a punto de tragarnos, ‘The Earth is Shaking’, es el título de este LP que contiene uno de los mejores himnos de obligada escucha que es ‘Streets of Amsterdam’ (¡¡ese riff!!). Muy recomendable es también la arrolladora ‘Asteroid B-612’, incluida en su álbum ‘Powerglide’.

THE SOLUTION

La segunda banda que monta Nick Royale con Scott Morgan en Suecia no es, como cabía esperar, de high energy, sino de soul clásico (con coristas, sección de vientos, piano y guitarra limpia) y se llaman The Solution.
El primer álbum de The Solution, ‘Communicate!’ (Psychout Records, 2004), es toda una sorpresa: soul límpido y cristalino sobre el que la voz de Scott brilla en todo su esplendor. El trabajo de Nick Royale, asimismo, es apabullante, ya que se ocupa de la producción, de meter varias de las guitarras e introducir arreglos de viento. Por si fuera poco, la saeta rubia de Estocolmo demuestra que es un batería excepcional (antes que guitarrista en Hellacopters había aporreado los parches en Nihilism y en Entombed). Casi todos los temas pasarían por ser clásicos del soul pero la mayoría son composiciones de Nick y Scott (quien, entre muchos temas nuevos, recupera su viejo himno ‘Soulmover’). Una obra maestra y uno de los discos imprescindibles y más disfrutable de mi colección. Hubo todavía un segundo álbum de estudio en 2007 (‘Will Not Be Televised’), que repite la misma fórmula de ‘Communicate!’, pero ya sin el efecto sorpresa.

Con esta trayectoria tan alambicada, es fácil imaginar que los fans de Scott Morgan tienen que escuchar toneladas de material, para quedarse con lo mejor. Sin embargo, están de suerte, porque gran parte de ese trabajo lo ha servido en bandeja de plata la discográfica Easy Action, que ha publicado una trilogía llamada ‘Three Chords & A Cloud of Dust’, con el mejor material grabado por el soulman de Ann Arbour. Los tres volúmenes se pueden adquirir por separado o juntos en una caja que tiene la friolera de 62 temas, eso sí, todos con sonido inmaculado.

Chiri DDT